Vamos a dar un salto de unos cuantos siglos, entre Platón y Agustin de Hipona.  Entre medias de estos dos grandes pensadores, se dio uno de los acontecimientos históricos mas relevantes; la aparición y expansión de una nueva religión, el cristianismo.

El cristianismo apareció al principio como una secta judaica no demasiado importante, en un enclave particular  del imperio romano (Palestina). Pero con el tiempo esta secta se fue estableciendo y fue ocupando cada vez mas espacio y poder dentro del Imperio, hasta convertirse finalmente en religión oficial.

Para la mentalidad clásica romana (que era heredera del modo de ver el mundo de los griegos) el cristianismo aportaba novedades de calado.  Estas contradicciones entre el modo de pensar griego y el modo de pensar cristiano darían mucho juego en la historia de la filosofía los siglos siguientes. Y continuan dándolo todavía.

Las aportaciones principales del cristianismo son estas:

La religión cristiana es monoteista, en tanto que los griegos y los romanos son politeistas.  Esto supone que para los clásicos el mundo esta poblado de dioses, no demasiado alejados del hombre. Es como si hubiese una continuidad entre lo sagrado y lo profano. En cambio, para el cristianismo, como para el resto de las religiones monoteistas, la division entre lo sagrado y lo profano es radical.

La religión cristiana es creacionista. Esto quiere decir que para los cristianos Dios crea el mundo de la nada. Eso es tremendamente extraño para la mentalidad griega y romana, para quienes la creación ex-nihilo es absolutamente incomprensible.

Relacionado con lo anterior, el Dios cristiano tiene como atributos la omnipotencia y la omniscencia. Esto quiere decir que Dios lo puede todo y lo sabe todo. Estos atributos divinos son muy diferentes a los de los dioses clásicos, cuyo poder estaba mucho mas limitado, y que se sometian a las leyes naturales no menos que al destino . Para el pensamiento cristiano, por contra, el poder de Dios esta por encima de toda limitación. Dios puede violentar las leyes naturales haciendo milagros (un concepto completamente extraño a la mentalidad clásica). O puede determinar el destino final de los humanos (como, siglos despues, defendera el determinista Calvino, del que hablamos en clase)

Otra diferencia importante entre el cristianismo y el pensamiento clásico es la diferente actitud ante la verdad. Para los filósofos clásicos la busqueda de la verdad es una tarea en la que se avanza de modo dificultoso e inseguro, con muchas dudas. Los filosofos griegos estaban acostumbrados a la idea de que la verdad surge de la confrontación y el diálogo, pues nadie tiene la razon en exclusiva. En cambio para los cristianos la verdad es una revelación de origen divino, frente a la cual no cabe la discusión ni la duda

Para finalizar, una última diferencia entre la religión cristiana y la filosofía griega reside en la distinta concepción de la historia. Para los griegos, la historia tiene un sentido cíclico, de modo que los acontecimientos se repiten periodicamente, igual que los ciclos naturales (dia-noche, primavera, verano…. ) Pero para los cristianos la historia tiene un sentido lineal, es decir, es como un relato lleno de sentido que progresa y va hacia algún lado.  (Para los cristianos, concretamente, la historia se dirige hacia un final particular; el Apocalípsis y la segunda venida de Jesucristo)

Pues estos, en resumen, son algunos de los temas en los que divergian la filosofía griega y el cristianismo. La verdad es que eran diferencias grandes. Para tratar de superarlas, y para que la las creencias cristianas no fueran consideradas un conjunto de afirmaciones irracionales y absurdas, un grupo de autores cristianos se dedicó durante los primeros siglos del cristianismo a argumentar en defensa de la racionalidad del mensaje cristiano, y a establecer la ortodoxia doctrinal frente a otras ideas que acabaron por considerarse heréticas. Hablaremos de esto en el próximo  día.

Anuncios