Hola. ¿Te has parado a pensar hasta que punto vivimos rodeados de símbolos  No son solo las letras y los números, el lenguaje oral, las señales de tráfico o la notación matemática. No son solo las canciones, los ritos religiosos, los cuentos infantiles, o el arte. No son solo los tatuajes,  el argot de la calle, la lengua de signos, el lenguaje braille, los gestos de un arbitro de baloncesto, los poemas, la danza, las cartas del tarot, los videojuegos….

Los seres humanos, a diferencia de los animales, no vivimos en un mundo de simples objetos. Para nosotros las cosas significan algo. Una bandera, un espectáculo deportivo, un gesto, una foto de un cantante, una prenda de vestir o un reloj significan algo. Trata de imaginar como debe ser vivir el mundo como los animales, que ignoran lo que significan las cosas; para los animales un traje es un objeto, un reloj es otro objeto. Para los humanos, el traje dice; este hombre es rico, y el reloj dice; las ocho y cuarto.

Se podría decir que los humanos vivimos entre símbolos  igual que los peces viven en el agua. Durante nuestra vida aprendemos a descifrar y utilizar infinidad de códigos. Nuestra compulsión por buscar significado a las cosas es a veces tan fuerte que encontramos símbolos donde no los hay; para los supersticiosos, por ejemplo, una escalera o un gato negro significan algo. Encontrar significado donde no lo hay puede ser un signo de locura, como le pasa por ejemplo al protagonista de Moby Dick; el capitan Ahab pierde el juicio obcecado en dar caza a una ballena que para el simboliza el mismísimo demonio.

Pero es que los símbolos son poderosos; a veces son incluso mas poderosos que las cosas a las que hacen referencia. Así  la gente puede sentirse mas agredida por alguien que profana una bandera que por alguien que hace un mal mas palpable a su nación. ¿Y no nos resulta mas impresionante alguien que quema un billete que alguien que despilfarra algo por el mismo valor?

—————————————————————————

Hay muchos códigos y muchos sistemas simbólicos, pero ninguno tan poderoso y tan preciso como el lenguaje.  El lenguaje es una de las características humanas mas reseñables, como ya vieron los filósofos antiguos desde Aristóteles a Descartes; para todos ellos, la diferencia clave entre el hombre y los animales es el lenguaje.

Por supuesto los animales se comunican entre si, a veces de formas muy eficientes. Las abejas son capaces de comunicarse la dirección y la distancia a las que hay flores que libar, o las ballenas pueden mantenerse en contacto en el océano gracias a sus cantos. Pero el lenguaje humano y el animal es muy distinto.

-Para empezar, el lenguaje animal esta compuesto de señales, mientras el lenguaje humano es simbólico. Esto quiere decir que los sistemas de comunicación animales son innatos e instintivos, mientras que el lenguaje humano es convencional. No se queda en las exclamaciones y las onomatopeyas, sino que va mucho mas allá hasta inventar términos muy abstractos como pudor, inconstitucional, trascendental, internet o hipotenusa

-En relación con lo anterior, el lenguaje humano es creativo. Los animales parecen constreñidos a usar unos códigos limitados que les permiten comunicar ciertas cosas y solo esas, en tanto los humanos son capaces de inventar continuamente nuevas palabras y decir cosas absolutamente originales. Cualquier humano (piénsalo) es capaz de construir a todas horas frases que no se han dicho nunca, y que nunca se volverán a decir. (Pero los perros repiten su guau)

-Por último, cabe destacar que los seres humanos parecen tener una verdadera necesidad de hablar (acordaos de como los niños parecen disfrutar haciéndolo) en tanto en cuanto los animales parecen indiferentes a esto.

Hay un caso conocido, el de la gorila Koko, a quien su cuidadora lleva décadas enseñando la lengua de signos. Koko ha aprendido a usar unos mil signos, pero solo responde cuando se le pregunta, no mostrando la menor iniciativa. Además, existen dudas acerca de si comprende realmente lo que dice, o solo repite gestos que ha aprendido.

Aparte de la cuestión de si podemos enseñar a hablar a un animal (parece que no) esta la cuestión de si podemos enseñar a hablar a una maquina. El filósofo y matemático Alan Turing postulo el siglo pasado una prueba (El test de Turing) acerca de esto. Turing imagino que un maquina y un humano responden preguntas planteadas por otro humano (situado en otra habitación) a través de un ordenador y sin que este último sepa quien es quien. La idea es que podemos decir que la maquina habla cuando sea imposible para el juez humano determinar quien es humano y quien no, es decir, cuando la maquina hable exactamente como una persona.

Por el momento ninguna maquina ha superado el test de Turing completamente, aunque ya ha habido casos en los que algunos robots han llegado lejos en la prueba.  De hecho todos los años hay un concurso (el premio Loebner) en el que algunos programas intentan demostrar su humanidad según el criterio de Turing.

Aqui os dejo unas imágenes de una película mítica  con una computadora muy mala que si habla (y hasta miente)

——————————————————————————————————–

Una ultima cosa, para terminar. Aquí os dejo dos videos  acerca de la comunicación no verbal. Aunque el lenguaje verbal es fantasticamente preciso y nos permite expresar toda clase de razonamientos e ideas abstractas, el lenguaje no verbal (el lenguaje corporal) es tremendamente significativo. Como dice el segundo video, el 90% de lo que decimos lo transmitimos de forma no verbal, con nuestro tono de voz o nuestros gestos.