Aquí os dejo un conjunto de Preguntas, errores y sugerencias
que os pueden servir para preparar el examen de la PAU, y en general los examenes de la asignatura.

A. Preguntas

1. ¿Se puede alterar el orden de las preguntas respecto a lo indicado en la hoja de examen?

No se debe hacer. Aunque el ejercicio se divide en cuatro operaciones distintas, no deja de ser un único comentario de texto, por lo que es importarte en primer lugar hacer una buena síntesis de lo que aparece en el fragmento seleccionado (señalar el tema o problema y las tesis básicas es fundamental) para a continuación analizar y explicar dos nociones presentes en dicho fragmento y remitirlo después al tema, abordando por último las dos partes de la contextualización. Sólo así el ejercicio mantiene su unidad.

El orden lógico de estas operaciones es pues como se propone y por ello se deben realizar de manera sucesiva. La alteración de ese orden puede sugerir que el alumno se desentiende del fragmento y quiere abordar alguna parte del ejercicio (el tema o la contextualización, por ejemplo) sin tener en cuenta el contenido de ese fragmento, lo que afectará a la calidad y a la unidad de su ejercicio, y por tanto su calificación será más baja.

2. ¿Cuál es la puntuación de las distintas operaciones?

Aparece claramente formulada en cada examen. La calificación acordada es de dos puntos tanto para el resumen como para la explicación de las nociones, y tres puntos para el tema y también para la contextualización, ésta última dividida a su vez en dos partes de 1,5 puntos cada una.

3. ¿Qué ocurre si se deja alguna operación sin responder?

Como hemos indicado en la contestación a la primera pregunta, el orden lógico de un ejercicio de comentario de texto es el que se propone, además, la puntuación máxima posible está dividida entre las cuatro operaciones, por lo que es muy recomendable no eludir ninguna.

No obstante, si un alumno no se encuentra en condiciones de realizar alguna de ellas, debe continuar en la siguiente, sin que por este hecho pueda ser penalizado.

4. ¿Es posible que en el examen salga un fragmento de un autor no incluido en el programa?

No, no es posible. Siempre saldrán dos fragmentos distintos de dos filósofos también distintos del programa, teniendo en cuenta las opciones en que se divide cada unidad temática (esta división de nuestro programa en dos opciones a elegir una por cada centro o profesor, puede conducir a pensar que hay parte del programa no estudiado), pero nunca de uno no incluido.

5. ¿En la pregunta de resumen pueden utilizarse frases completas del fragmento para responder?

No se debe hacer. El resumen no es un comentario del fragmento ni una mera reproducción, parcial o total. Lo aconsejable es redactarlo en estilo indirecto, localizando en primer lugar el tema o problema de que se trata e indicándolo de manera clara y precisa en una o dos frases; después hay que resumir las tesis básicas presentes en el trozo seleccionado, para lo que no es preciso seguir el mismo orden de ideas que en él aparecen, sino que el alumno debe sintetizarlas y redactarlas de un modo propio y en el orden que considere más apropiado; puede, eso sí, citar expresiones concretas del texto que tiene delante si le parecen especialmente significativas.

6. ¿Es necesario exponer por separado las dos partes que se señalan en la contextualización?

Sí, es importante que se separen ambas partes, dado que se califican por separado. Lo que no es obligatorio es abordar todos los marcos en los que es posible insertar el texto y el pensamiento del autor, por lo que el alumno puede desarrollar, en la primera parte de dicha operación, todo lo relativo a la obra y al pensamiento del autor, y, en la segunda parte, todo lo relacionado, bien con la historia de la filosofía y de la cultura, o bien con la sociedad y la cultura de la época en que el autor desarrolló su obra.

7. ¿Podemos exponer la vida y obra del autor en la contextualización?

Hay que intentar evitar un error detectado por los evaluadores a lo largo de estos años: entender la contextualización como mera exposición de la vida y obra del autor. Hay que eludir este enfoque, pues esta última operación del comentario de texto es más amplia y más rica, y va orientada a comprender y explicar mejor tanto el texto como el pensamiento mismo del autor. Por tanto, no deben utilizarse los datos biográficos y el catálogo de obras del autor de forma mecánica y memorística, sino que deben seleccionarse datos y obras que tienen que ver con el texto en cuestión, y que permiten insertarlo en el conjunto de su pensamiento, y entenderlo mejor al hacernos ver los conflictos, las preocupaciones o las intenciones del autor.

8. ¿Cómo deben escribirse o citarse las obras de los autores?

El alumno puede indicar los títulos de las obras (La República, La Ciudad de Dios, El discurso del método, etc.) bien subrayándolas, bien poniéndolas entre comillas; lógicamente la opción de cursivas, que es la que se recomienda en procesadores de texto electrónicos, no es posible ejecutarla en el examen escrito a mano, por lo que podemos elegir una de estas dos fórmulas.

Por supuesto siempre la primera letra debe ir en mayúscula.

9. ¿Se puede hacer referencia a otros autores en las distintas operaciones del comentario?

Efectivamente, se puede hacer. No es obligatorio, pero sí posible, y en muchos casos conveniente, hacer referencia a autores distintos de aquel al que pertenece el fragmento seleccionado, en distintas operaciones del comentario. Obviamente, no en el resumen, que debe ceñirse al fragmento seleccionado (a menos que éste contenga expresamente menciones a otros autores o posiciones), pero sí en cualquiera de las restantes operaciones: la de nociones, la temática y especialmente en la contextualización, sobre todo en la segunda parte de la misma.

10. ¿Cuál es la duración del examen?

El examen tiene una duración de 90 minutos, sin que sea posible una prórroga adicional. En ese tiempo el alumno tiene que realizar todas las operaciones del comentario; si falta alguna, perderá la puntuación que le corresponde.

11. ¿De cuántas hojas dispone el alumno para su examen?

El pliego de examen tiene tres hojas: dos se pueden utilizar para realizar las cuatro operaciones de que consta, la tercera se puede utilizar sólo como borrador, y en ningún caso será calificada.

12. ¿Se penalizarán las faltas de ortografía?

Según los criterios de evaluación vigentes, se penalizarán dichas faltas, de manera que cada falta grave detraerá 0,25 puntos de la calificación obtenida, pudiendo restar por acumulación de faltas hasta 1,5 puntos. Por ello es apropiado que el alumno repase el examen, advierta sus faltas y las corrija.

13. ¿Podemos hacer tachones en el examen?

Es recomendable que el examen esté bien escrito en letra clara y líneas debidamente delimitadas entre sí, separando adecuadamente los párrafos, bien con punto y seguido, bien con punto y aparte. Se debe evitar tanto el uso de mala letra o difícilmente legible, que además dificultará la buena corrección del examen, como el uso excesivo de tachones que puedan afearlo. De todas formas, si el alumno tiene que tachar alguna palabra o párrafo concreto por algún error advertido, no será penalizado.

B. Errores más frecuentes

Errores formales

1. No respetar el orden de las operaciones.

Que no se respete ese orden es un error relativamente frecuente (también una pregunta habitual de los alumnos en los días de las pruebas), por lo que conviene insistir desde los centros en que se respete dicho orden como ya se indica y se justifica en la respuesta a la pregunta 1 de la presente Guía.

2. Hacer el resumen al final.

Es la alteración del orden más frecuente: el alumno primero hace el resto de preguntas y se deja la del resumen para el final. Este error indica que el alumno se desentiende del texto y tiende a realizar las distintas operaciones de forma puramente memorística, relegando al último lugar la que no admite esa forma. Esto repercute en la calidad de su ejercicio, al desvirtuar el formato mismo del examen, que no es sino un comentario de texto guiado.

3. Mezclar operaciones de comentario de la opción A y la opción B.

Sólo se debe realizar un comentario de texto, de un fragmento y un autor de los que se proponen en el examen. En ningún caso se debe mezclar operaciones relativas a dos fragmentos de dos autores diferentes. Si tal cosa ocurriera se corregiría y calificaría uno de ellos, normalmente el primero.

4. No numerar las diferentes operaciones de que consta el examen.

No es en absoluto conveniente, ya que obliga al corrector a adivinar qué parte del comentario está corrigiendo, para poder así aplicarle la calificación que le corresponde. Se deben numerar las cuatro operaciones del 1 al 4, y mejor aún acompañar cada número con el título correspondiente, i.e., 1. Resumen, 2. Nociones, 3. Tema, 4. Contextualización.

5. Escribir parte del comentario en la hoja-borrador.

En la hoja que sirve como borrador se pueden hacer anotaciones, esquemas, etc., que ayuden al alumno a organizar las distintas operaciones del comentario; pero dicha hoja nunca será corregida ni tenida en cuenta para la calificación del examen, por lo que el comentario completo, con sus cuatro operaciones, se debe escribir en las otras dos hojas de que dispone el alumno.

6. Cometer faltas ortográficas, a veces numerosas, en palabras y expresiones.

Es relativamente frecuente encontrar ejercicios con faltas de ortografía, no solo las típicas confusiones entre b y v, h o no h, etc., sino a menudo carencia de tildes o poner tildes donde no corresponde. También hay errores sintácticos de concordancia entre sujetos y predicados, especialmente el predicado verbal. Lo recomendable es revisar los ejercicios antes de entregarlos y corregir las faltas que sea posible para evitar la penalización.

Errores de contenido

En el resumen:

7. Confundir el resumen con un listado de ideas generales del autor.

Se indica en la respuesta a la pregunta 5 del presente capítulo que constituye una práctica relativamente extendida la de tomar el resumen como un comentario o exposición de ideas generales del autor. Frente a ello cabe recordar que dicha operación consta a su vez de tres pasos: a) identificar el tema o problema planteado en el fragmento, b) recoger las tesis o ideas principales (no hay por qué recogerlas en el mismo orden en que aparecen), y c) indicar sus interrelaciones (además cabe matizar si el autor habla por sí mismo o mediante un portavoz, si considera una objeción o la responde, si argumenta o concluye, si expresa su propio pensamiento o ironiza. En la redacción del resumen), por lo que parece recomendable evitar el estilo directo y por el contrario hacer uso del estilo indirecto; es asimismo recomendable hacerla en tres párrafos, correspondientes a los tres pasos que hemos indicado.

8. No leer el fragmento propuesto en el examen y presentar un resumen del texto completo.

A veces, el alumno en su redacción del resumen presenta un extracto completo del texto en que se inserta el fragmento; por ejemplo, si es de Platón, no se centra en las líneas concretas que se le muestran en el examen, sino en todo el mito de la caverna. Lógicamente no cabe sino decir que lo correcto es presentar una síntesis del fragmento propuesto, siguiendo los tres pasos que hemos dicho en el apartado anterior.

9. Resúmenes muy escuetos, excesivamente breves.

En ocasiones, el alumno se limita a reducir a dos o tres las ideas básicas y formularlas en dos o tres líneas; en ese caso no se le debe penalizar, pero conviene que sepa que de este modo su resumen queda incompleto, por lo que debe completarlo con los otros dos pasos ya indicados, y que es conveniente que lo haga para conseguir la mejor nota posible.

10. No identificar el tema o problema del fragmento.

Es un error relativamente extendido y que debe ser corregido. El alumno ha de conocer que hay una puntuación concreta dispuesta para ese detalle del resumen y que, por lo tanto, si no lo especifica, renuncia a 0,5 puntos que puede obtener al respecto.

Para identificar adecuadamente el tema o problema, el alumno debe leer bien el fragmento y localizar el que corresponde a ese fragmento concreto, sin tener una respuesta ya preconcebida aplicable a cualquier fragmento.

En la explicación de las nociones:

11. Explicar una sola noción.

Conviene que el alumno esté atento para no dejar sin explicar alguna de las dos nociones y para no tomarlas por una sola; debe intentar localizarlas en el fragmento e indicar el significado de cada una.

12. No relacionar las dos nociones entre sí.

Lógicamente las dos nociones, que deben estar presentes en el fragmento, muestran algún tipo de relación entre sí (visible ya en el fragmento mismo), sea de correlación, contraposición, o cualquier otra relación. Es muy apropiado mostrar esa relación; a veces las dos confluyen en una común; así en Marx las nociones de trabajo y extrañamiento confluyen en la de trabajo enajenado.

13. Explicar las nociones sin tener en cuenta su uso en el fragmento.

La explicación debe alcanzar a cada una de las dos nociones propuestas, así como a la relación entre ellas; pero es conveniente que dicha explicación tenga muy en cuenta, en primer lugar, el uso que de ellas se hace en el fragmento, para pasar después, si se cree conveniente, a relacionarlo con el significado más general que puedan tener esas nociones en la obra del autor o de otros autores.

14. No distinguir entre nociones y tema.

En la presentación del temario de nociones y temas, las primeras han de ser referidas especialmente a su uso en el fragmento, mientras que los temas no están limitados al texto, sino que de forma más general, se extienden a todo el pensamiento del autor. A veces hay nociones que podrían ser en sí mismas temas (por ejemplo metafísica y ciencia en Kant), pero el hecho de que en el programa aparezcan como nociones indica que sólo es obligatorio explicarlas en relación con el texto, y no es obligado presentar un catálogo completo de los posibles significados de esas nociones en toda la obra del autor.

En el tema:

15. Desarrollar el tema hablando vagamente de la filosofía del autor.

No es adecuado hacerlo así, el alumno debe centrarse en el tema concreto que se le pide, mostrar que conoce con precisión dicho tema y que advierte de qué manera está presente en el texto. Una vez hecho esto, nada impide que se pueda mostrar la relación de dicho tema con otros aspectos del pensamiento del autor.

16. Desarrollo del tema con olvido total del fragmento y de las nociones.

No es conveniente que el alumno, al desarrollar el tema, deje de lado por completo el resumen que acaba de hacer y las nociones que ha terminado de explicar. Normalmente éstas últimas, así como el texto resumido, presentan alguna relación directa o indirecta con el tema que se le propone; por tanto, al redactarlo, puede muy bien considerar de nuevo o ampliar algunas de las cosas previamente expuestas. Si lo hace así, preservará la unidad del comentario.

En la contextualización:

17. Reducirla a vida y obra, de extensión excesiva y de manera mecánica.

Véase la respuesta a la pregunta número 7.

18. Ningún nexo de unión entre el contexto, la explicación de nociones y el tema.

No es obligatorio pero sí recomendable, y no cuesta mucho, que las dos partes de la contextualización muestren alguna conexión con las nociones y con el tema, de modo que al hablar ahora, de forma más general, del pensamiento y la obra del autor, de su época o de su influencia histórica, se consiga una comprensión más amplia de las nociones que previamente se habrá explicado o del tema expuesto. Se consigue así mantener la unidad del comentario

19. Mezclar indiscriminadamente las dos partes del contexto.

No es adecuado mezclar indiscriminadamente las dos preguntas, que se refieren cada una a partes bien diferenciadas de los posibles marcos en que es posible insertar bien la obra a que pertenece el fragmento seleccionado (en la primera parte), bien el pensamiento del autor. No obstante, lo que sí puede ocurrir es que el alumno tenga en cuenta una contextualización que combine aspectos de diversos marcos en la búsqueda de una explicación lo más coherente posible, lo que debe ser positivamente valorado.

C. Sugerencias

1. Redacción clara y limpia.

Siempre es un elemento positivo de un ejercicio que se muestre una redacción clara y limpia, bien escrita, con letra legible, distinguiendo párrafos entre sí y cuestiones entre sí.

2. Conocer previamente el programa de la asignatura, el tipo de examen y los criterios de evaluación.

Es muy aconsejable que el alumno que se presente a las pruebas tenga un buen conocimiento del programa con que va a ser examinado, de los temas de que se compone, los enunciados de los mismos, el formato de examen y los criterios con que se evaluará su ejercicio.

3. Entender concretamente el tipo de examen de comentario de texto con diferentes operaciones.

Como ampliación de lo anterior, es muy importante que el alumno conozca (y practique durante el curso) el tipo de examen vigente en esta asignatura de Historia de la filosofía, sus características fundamentales, las operaciones principales de que consta y los pasos que habrá de seguir en cada una. Esta práctica enriquecerá su formación a lo largo del curso y le ayudará a familiarizarse con el formato de examen, lo que potenciará las posibilidades de un buen resultado.

4. Conocer previamente el formato de papel en que se responderá el examen.

A veces, en las pruebas de acceso, el alumno pregunta por la extensión del papel de examen y cómo y dónde puede escribir en el mismo, por ello conviene que conozca previamente el formato aprobado, que prevé un pliego de tres hojas en las dos primeras debe escribir todo el comentario de texto, pues son propiamente las hojas de examen, que serán luego corregidas y calificadas, mientras que la tercera se debe utilizar sólo como borrador, que en ningún caso influirá en la calificación.

5. Importancia de la comprensión del texto seleccionado.

Es muy importante que el alumno practique durante el curso la metodología de lectura y comprensión de fragmentos de obras filosóficas, de manera que se plantee el examen como un ejercicio de comentario de texto guiado. Una buena comprensión de los textos facilitará un buen resultado.

6. La preparación de la prueba de acceso como repaso del temario completo que aporta una visión de conjunto.

Se debe combatir cierta tendencia a una comprensión separada de los textos, nociones, temas y contextos de los diversos autores del programa, los cuales, ciertamente, no se siguen uno a otro de forma inmediata en la cronología histórica; sin embargo, en su pensamiento, se remiten uno a otro y dialogan entre sí a lo largo de las cuatro grandes épocas estudiadas: la edad clásica antigua de Grecia, la edad media, la filosofía moderna y la contemporánea.

7. Usar la hoja del borrador para hacer esquemas que permitan preparar bien el resumen del fragmento propuesto, la explicación de las nociones y el desarrollo del tema y de la contextualización.

Seguramente no será una pérdida de tiempo si el alumno antes de hacer uso de las hojas de examen para redactar su ejercicio, dedicar algunos minutos a sintetizar las ideas del fragmento seleccionado, considerar el orden de las mismas y el tema que en ellas se plantea, a partir de allí, hacer algunas anotaciones que le permitan luego estructurar bien cada parte del ejercicio y no pasar por alto nada que sea importante en el transcurso de su redacción.