1/ ¿Cuáles son los medios por los que te informas de la realidad? 

2/ ¿Consideras que estos medios ofrecen una buena información? ¿Por qué? 

3/ ¿Cuánto tiempo dedicas al dia a informarte de lo que ocurre en el mundo? 

4/ ¿De qué temas estás mejor informado? ¿Y de qué temas te gustaría tener mas información? 

En las clases anteriores estuvimos hablando un poco sobre la publicidad. Vamos a hablar ahora sobre la propaganda.

Como dijimos, si el objetivo de la publicidad es conseguir que la gente compre determinado producto, el objetivo de la publicidad es que la gente adquiera determinadas ideas o creencias. Es lo que se ve, por ejemplo, en los siguientes carteles.

Resultado de imagen de PROPAGANDA DGT

Resultado de imagen de propaganda ATEA

Resultado de imagen de propaganda ATEA

Resultado de imagen de propaganda contra la violencia de genero

Screenshot

Resultado de imagen de propaganda politica españa

Estos son típicos ejemplos de propaganda religiosa, política o ideológica. La propaganda en los carteles busca propagar un mensaje con eslóganes simples y fotos mas o menos efectistas. Pero la propaganda no solo se da en carteles, sino que, obviamente, se da en cualquier formato.

En principio, la propaganda no tiene nada de malo. Si queremos difundir una idea, es normal que utilicemos los medios para llegar al mayor número de personas posible. En este sentido la propaganda es algo parecido a la información. En el anuncio anterior, por ejemplo, podríamos decir que la DGT nos informa de que distraernos al volante puede tener malísimas consecuencias (lo que parece, por lo demás, un mensaje bastante sensato)

Pero en otras muchas ocasiones la propaganda se diferencia claramente de la información. Si la información pretende ser objetiva, veraz y no tendenciosa, la propaganda tiene el propósito de influir en la audiencia en el sentido que mas le interesa , de modo que no se preocupa demasiado si la información que da está sesgada o es directamente falsa. El objetivo de la propaganda no es buscar o difundir la verdad, sino aumentar el apoyo o el rechazo de ciertas opiniones o creencias. Para ello muchas veces se tergiversan los hechos, o se cuenta solo una parte de ellos, o se ofrece un mensaje emotivo y poco racional.

http://verne.elpais.com/verne/2014/11/15/articulo/1416057675_000032.html

Un problema añadido es que no siempre la propaganda se presenta como tal, sino que se disfraza de información. Podemos por ejemplo leer tal o cual periódico, ver tal o cual noticiero o leer un libro con la idea de que nos están proporcionando información, pero en el fondo no se trata más que de propaganda. En esta situación es mas fácil que la gente de por buenas determinadas ideas creyendo que son la verdad, toda la verdad y nada mas que la verdad.

https://antoniomaestre.wordpress.com/2013/01/24/las-portadas-de-abc-y-el-paro/

Es difícil exagerar el poder de la propaganda. Hay que partir de la idea de que la mayoría de la gente, a propósito de la mayoría de las cosas, no tiene una información de primera mano, sino que construye su visión del mundo a partir de lo que ve en los medios. De este modo los medios pueden hacer que tengamos una visión del mundo muy diferente, e incluso opuesta, a nuestra experiencia directa; aunque alguien viva en un pueblo sin mucha delincuencia, por ejemplo, puede tener la idea de que el mundo es un lugar lleno de criminales si los medios de comunicación bombardean noticias sobre robos, asesinatos y terrorismo.

De modo que el poder de los medios de comunicación es inmenso.Si logramos que la gente piense de determinada manera podemos conseguir cualquier cosa de ellos, incluso cosas que resultan difíciles de imaginar o que van contra sus intereses. El papel de la propaganda es si cabe mas importante en las democracias, puesto que al fin y al cabo en ellas es la opinión pública la que acaba por decidir las cosas. Los políticos, o los poderosos de turno, gastan grandes esfuerzos propagandísticos para influir en la gente, que puede acabar creyendo cosas absurdas.

http://blogs.elconfidencial.com/mundo/en-el-frente-de-ucrania/2014-07-26/que-les-cuentan-a-los-rusos-la-propaganda-el-arma-mas-poderosa-de-putin_168285/

La propaganda puede, por ejemplo, animar a un país a hacer una guerra. Esto es lo que paso en la guerra entre España y Estados Unidos. Es muy curioso ver como la guerra fue en gran parte azuzada por los medios de comunicación, en especial por un magnate como Hearst.

https://es.wikipedia.org/wiki/Propaganda_en_la_Guerra_hispano-estadounidense

http://www.labrujulaverde.com/2016/12/la-propaganda-belicista-en-la-prensa-de-espana-y-estados-unidos-en-la-guerra-de-1898

En esta escena de La Ultima Noche de Boris Grushenko, Woody Allen ofrece dos ejemplos de propaganda. Por un lado una arenga para hacer la guerra, y por otro una advertencia contra los peligros de ir con prostitutas. Fijaos en la ingenua pregunta de Woody , y la respuesta tan absurda que le dan.

Cuando la propaganda se presenta disfrazada de información hablamos de manipulación. El diccionario define manipular como ” hacer cambios o alteraciones en una cosa interesadamente para conseguir un fin determinado”. Por ejemplo podemos manipular los frenos de un coche para que alguien tenga un accidente, o manipular las imágenes de una persona para que tenga mejor aspecto, o (el tema que nos ocupa) manipular la verdad para que sirva a nuestros intereses…

Para manipular noticias a veces se recurre a imágenes manipuladas, como las siguientes.

http://www.alteredimagesbdc.org/#/stalin/

http://blogs.publico.es/strambotic/2015/08/burda-mente/

Un ejemplo moderno de lo que estamos tratando son los bulos que a veces se propagan de manera viral por las redes sociales.

http://verne.elpais.com/verne/2017/01/26/articulo/1485439205_658323.html

Este tipo de bulos son como los resfriados. Son relativamente inofensivos, se propagan con la mayor de las velocidades y son fáciles de desmontar.

http://verne.elpais.com/verne/2016/11/28/articulo/1480345514_066142.html

Otras veces los autores de la manipulación no son personajes anónimos, sino grupos políticos o religiosos, medios de comunicación o poderes económicos con una estrategia informativa muy clara, que llevan a cabo de muchas maneras. En estas ocasiones es mas difícil detectar la propaganda que subyace a las informaciones que recibimos. Por ejemplo, los nazis utilizaron los Juegos Olímpicos de Berlin para hacer propaganda de su régimen. Es  indudable que se trataba de un acontecimiento deportivo, pero ellos intentaron utilizarlo para difundir el mensaje de que Alemania era una potencia y la raza aria fisiologicamente superior.

Las cosas no han cambiado mucho ahora. Todos los países utilizan los acontecimientos deportivos como medios de propaganda política.

La manipulación informativa es algo a lo que hay que estar atentos. Este video hace una caricatura del tema.

Supongo que os parecerá exagerado, pero quiero que miréis estas imágenes.

En estas dos infografías se muestra quien está detrás de los medios de comunicación. Si juntamos el hecho de que la gente se informa generalmente en medios como estos, y que estos medios son en ocasiones propiedad de pocas personas, es indudable que algunas de ellas, como Rupert Murdoch, tienen bastante capacidad para exponer sus puntos de vista al resto de la gente e influirlas.

Es necesario abandonar la idea de que los medios nos cuentan la verdad, toda la verdad, y nada mas que la verdad. Hay que estar atentos a recibir una información de calidad, y no manipulación. Vamos a exponer ahora algunas de las estrategias que se siguen para hacer que pensemos de cierta manera.

  • El primer intento de manipulación es decidir de que se va a hablar. Es lo que se llama en ocasiones moldear o fijar la agenda. Algunas noticias favorecen a determinados intereses, otras no, así que la manipulación empieza decidiendo que se hable de unas cosas y no de otras. Cuando vemos la portada de un periódico, o las noticias de un telediario, está claro que no son casuales.
  • A veces una forma de controlar la agenda es la simple distracción. Cuando no quieres que se hable de una cosa, procuras sacar una noticia que haga que la gente se olvide del tema.
  • Otras ocasiones funciona una simple y directa mentira. En la sociedad de la información actual, donde las noticias corren sin ningún tipo de control, la mentira ha alcanzado una condición muy perversa. La razón es que, dado que las mentiras adquieren publicidad vertiginosamente los afectados tienden a defenderse también de manera pública, con el paradójico resultado de que, cuanto mas hablamos de ella, mas alas le damos.

En la sociedad actual no es necesario poseer medios de comunicación tradicionales para obtener un rendimiento propagandístico. Internet ha posibilitado que los mensajes circulen viralmente, sin que se criben de manera adecuada las verdades de las mentiras. De este modo cualquier grupo organizado (miembros de un partido, hackers, grupos terroristas, gobiernos…) puede propagar noticias en las redes sociales, donde las personas las consumen acriticamente antes de que se revele su falsedad y quienes están detrás de ellas. Así las personas están fatalmente expuestas a la mentira (lo que ahora se llama postverdad) sin darse cuenta siquiera de esto. Para cuando las mentiras se revelan como tales ya han cumplido su cometido, y ni siquiera las personas que propagaron la mentira son identificadas o censuradas, por lo que mentir se presenta como rentable.

http://www.yorokobu.es/propaganda-en-internet/

Anuncios