Lee el siguiente caso.

 

En una ciudad de Alemania vive un hombre llamado Heinz, cuya mujer se encuentra muy enferma. El único remedio para la mujer de Heinz está en manos de un farmacéutico que vive cerca de allí, y que ha inventado una medicina. Heinz va a verlo y le expone el problema de su mujer, pero el farmacéutico le pide un precio exorbitado por la medicina. Se justifica diciendo que ha pasado muchos años investigando, y que ahora tiene derecho a ganar dinero por su trabajo. Heinz no tiene tanto dinero, ni modo de conseguirlo. Por la noche, antes de volver a su casa, Heinz da vueltas frente a la farmacia, dudando sobre si debe robar la medicina. Si no lo hace, su mujer morirá. Si lo hace y le pillan, irá a la cárcel.

 

1/ ¿Debe Heinz robar la medicina? ¿Por qué o por qué no?

 

2/ ¿Debería robarla para un amigo? ¿Por qué o por que no?

 

3/ ¿Debería robarla para un desconocido? ¿Por qué o por qué no?

 

4/ Si Heinz no quiere a su mujer ¿debería robarla? ¿Por qué o por qué no?

 

El dilema de Heinz es un caso famoso en el que se plantea uno o varios dilemas morales. El investigador Lawrence Kohlberg lo utilizó para estudiar el desarrollo del juicio moral en las personas. Kohlberg se inspiró en los trabajos de otro científico, Jean Piaget, que estudió el desarrollo del razonamiento en los niños. Piaget observó que los niños pasan por determinadas etapas en su comprensión del mundo.  En cada una de estas etapas el cerebro de los niños está preparado para comprender unas cosas, y no otras. Por ejemplo, un bebé de pocos meses pasa por una etapa que Piaget llama senso-motora, en la que el aprendizaje se produce manipulando cosas, y no podemos esperar que un bebé aprenda de lo que le dicen los demás, porque su cerebro todavía no ha logrado el lenguaje articulado.

Los niños muy pequeños tienen todavía  que aprender cosas que nos parecen muy simples. Tienen que aprender que los objetos permanecen en el tiempo, o tienen que aprender que las personas tienen una mente diferente a ellos. ç

No es de extrañar que los bebés sean impacientes o egocéntricos. Su cerebro se tiene que desarrollar muchísimo. Poco a poco, a medida que experimenten con el mundo, irán aprendiendo. Lo que Piaget observó es que este es un proceso biológico, y que se produce a saltos, esto es, en determinados momentos los niños adquieren formas de pensar que cambian su manera de ver el mundo, y que les permiten avanzar de manera exponencial. Por ejemplo, en un momento dado adquirirán el lenguaje, y en otro momento, sobre los diez o doce años, empezarán a hacer operaciones abstractas y a hacer razonamientos deductivos como los siguientes.

Cien economistas participan en una convención. De pronto, uno se pone de pie y grita a voz en cuello: «Todos ustedes son unos mentirosos». Acto seguido, el que está a su derecha también se para y grita exactamente lo mismo. Y luego lo hace el otro, y el otro, y así hasta que los cien terminan acusándose mutuamente.
Admitamos que todos los economistas son o bien veraces (y siempre dicen la verdad) o bien mentirosos (y siempre mienten). ¿Cuántos economistas veraces hay, si es que hay alguno?

 

 

Un oso camina 10 Km hacia el sur, 10 hacia el este y 10 hacia el norte, volviendo al punto del que partió. ¿De qué color es el oso?

 

En una mesa hay tres sombreros negros y dos blancos. Tres señores en fila india se ponen un sombrero al azar cada uno y sin mirar el color.
Se le pregunta al tercero de la fila, que puede ver el color del sombrero del segundo y el primero, si puede decir el color de su sombrero, a lo que responde negativamente.
Se le pregunta al segundo que ve solo el sombrero del primero y tampoco puede responder a la pregunta.
Por último, el primero de la fila que no ve ningún sombrero responde acertadamente de qué color es el sombrero que tenía puesto.
¿Cuál es este color y cuál es la lógica que uso para saberlo?

 

 

Lawrence Kolhberg siguió el modelo de Piaget, pero él estaba interesado principalmente en el estudio del desarrollo del juicio moral. Su pregunta era; ¿como hacen los niños, y las personas en general, para pensar acerca de lo bueno y lo malo? Kolhberg pasó miles de test a niños y adultos, estudiando principalmente como justificaban sus respuestas de por qué una cosa está bien o está mal hacerla. Encontró que las personas pasan por tres etapas, que son las que someramente se presentan en este cuadro.

Resultado de imagen de kohlberg desarrollo moral

 

La primera etapa la llamó PRECONVENCIONAL, y está orientada a evitar castigos, a obtener recompensas. Las personas en esta etapa están centradas en si mismas, en lo que les beneficia y les perjudica, y según esto determinan si algo es bueno o malo. También pueden pensar que es bueno cumplir pactos con los demás, dado que nos beneficia mutuamente.

El segundo nivel de desarrollo lo llamó CONVENCIONAL. En este las personas justifican que algo es bueno o malo no según el interés propio, sino según el interés de su grupo de referencia. Los niños y adolescentes aprenden a comportarse “como se espera de ellos”, y a adoptar su punto de vista al de su grupo de referencia. Entienden que las leyes se cumplen en beneficio de la sociedad, y que hay que cumplir las normas no por temor al castigo, sino porque es lo mejor para todos.

El tercer nivel es el que Kolhberg llamó POSTCONVENCIONAL. Alguna gente llega a este nivel, en tanto otros no piensan así nunca. En este nivel las personas comienzan a relativizar las normas de su grupo, al darse cuenta de que distintos grupos o distintas sociedades tienen estándares morales diferentes. Las personas en esta nivel piensan que las reglas ha veces no han de seguirse ciegamente, pero no por egoísmo (como podría pensar alguien en el primer nivel) sino por una cuestión de justicia. Las personas en este nivel justifican sus conductas en razón de principios morales abstractos, como la justicia o los derechos humanos o la conciencia moral.

 

 

Anuncios