El cristianismo creció de manera exponencial en el imperio romano. En el año 313, con el Edicto de Milán, el emperador Constantino autorizó su culto, por lo que los cristianos dejaron de estar perseguidos. Esta decisión venia a reconocer la enorme popularidad de culto cristiano, que en esa época profesaban un 10% de la población (había unos sesenta millones de  habitantes por aquel entonces) Unas décadas  después,con el Edicto de Tesalónica,  el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio. Los romanos habían sido durante siglos tolerantes con todos los cultos, y habían integrado en su panteón todos los dioses de los pueblos que habían conquistado, pero con este edicto el cristianismo logró imponerse, y con él todas las normas morales que le acompañaban. Rápidamente los cultos antiguos fueron perseguidos. El fulgurante éxito cristiano se muestra en que solo dos siglos antes, en el año 150, los cristianos eran una secta de unos cuarenta mil fieles.

Es difícil concebir el impacto que esto supuso. Imaginad que en nuestro mundo hay una religión marginal. Ahora imaginad que en poco mas de un siglo se convierte en religión principal. Y después en hegémonica. ¿Que supondría todo eso?

Los cristianos leyeron a los filósofos griegos. Primero a Platón y, algunos siglos después, a Aristóteles, que les llegó a traves de los comentarios de su obra que hizo el filosofo musulmán Averroes. Muchos de los puntos de vista de los griegos eran completamente extraños para el modo cristiano de ver el mundo, como explicamos en la entrada anterior, pero les pareció que merecía la pena adaptar la filosofía griega al cristianismo, o, al menos, tratar de convertir al cristianismo en algo racional. Se trataba de demostrar que esas cosas que afirma la fé, como que existe Dios o la resurrección o lo que sea, no son irracionales, sino compatibles con la razón. Esta tarea la llevaron a cabo toda una serie de filósofos medievales que se conocen como escolástica. 

Resultado de imagen de tomas de aquino caricatura

Tomás de Aquino es uno de los filósofos mas importantes de la escolástica.  Nació en el año 1224, era el séptimo hijo de un conde, y lo enviaron a estudiar con unos monjes y luego a la universidad de Nápoles, donde le introdujeron en la lógica y la filosofía de Aristóteles, que como veremos tuvo una influencia enorme en su filosofía. Básicamente, la filosofía de Tomás de Aquino es una versión cristiana de la obra de Aristóteles.

La obra mas importante de Santo Tomás es tal vez la Summa contra Gentiles (Resumen de razones contra los infieles). En ella Tomás defiende que la absoluta sabiduría solo es propia de Dios, y que para los humanos es inalcanzable. Pero pese a ello da razones para intentar argumentar la verdad de esas creencias cristianas, que, de todos modos, son verdaderas. Es una forma extraña de hacer filosofía, como si tratase de convencer a los que ya deberían estar convencidos, pero su modo de proceder es soberbio. Sus argumentos tratan de seguirse unos a otros, con lógica y sencillez, recordando al modo de proceder de Platón y Aristóteles. Su estrategia es a menudo partir de alguna verdad general para llegar a conclusiones profundas, que, voila, están de acuerdo con lo que dice la fe.

La relación entre fe y razón es mas o menos como sigue; existen verdades reveladas por la fe, que son inasequibles para la razón, y existen verdades de la razón que no son contenidos de fe, y luego existen contenidos comunes a ambas. Los escolásticos trataban de estudiar esa zona de intersección.

 

Resultado de imagen de fe y razon Este modo de proceder se pone de manifiesto en el gran problema al que se enfrenta Tomás de Aquino, que es el de probar la existencia de Dios. Hoy en día esta cuestión nos parece extraña, porque la existencia o no de Dios no es algo que nos parece comprobable, pero para Aquino era algo abordable por la razón.

Lo primero que hizó Tomas de Aquino fue rechazar el argumento Ontológico de San Anselmo.  Luego ofreció sus famosas cinco Vias, que no son sino cinco argumentos para tratar de demostrar la existencia de Dios, inspirados en Aristóteles. Vamos a analizarlos con algún detalle.

 

¿Existe Dios? 

En lógica se denomina tautología a una expresión que no puede ser falsa. Una expresión como “una rosa es una rosa” es un ejemplo de tautología porque no podemos concebir que eso no sea verdadero siempre y en todo caso.

Pues bien, la afirmación “Dios existe” está lejos de ser tautológica, puesto que podemos imaginar perfectamente que Dios no exista. De modo que preguntárselo es una cuestión legítima para la razón, que tiene que aclararse respecto a esto.

Siguiendo el método dialéctico, lo primero que hace el filosofo es ofrecer razones contrarias a la tesis que quiere demostrar. Dios no existe porque

  1. Existe, como un hecho, el mal en el mundo. Si Dios fuera infinitamente bueno y omnipotente, como se supone, el mal no existiría, por lo que Dios no existe.
  2. La hipótesis de que existe Dios es innecesaria, dado  que todo lo que hay en la naturaleza obedece a causas naturales o a causas humanas. No hay necesidad de acudir a Dios para explicar lo que puede ser explicado de manera mas sencilla.

Imagen relacionada

Ahora bien, Dios afirma de sí mismo que existe, de modo que hay que tratar de compaginar lo que dice la razón con lo que cree la fe que dicta la Biblia (que es la verdad revelada). Tomás de Aquino tratará de hacerlo mediante cinco vias.

Las cinco vias lo que se llama en lógica argumentaciones a posteriori, esto es, argumentaciones que parten de la experiencia. Todas tienen una estructura parecida.

  1. Parten de un hecho de la experiencia sensible, que es, según Aristóteles, de donde parte todo el conocimiento humano.
  2. Al punto anterior se le aplica el principio de causalidad. Tomás entiende que la causa es siempre anterior al efecto, de modo que este esta subordinado y es inferior a aquella.
  3. Se afirma que es imposible remontarse al infinito en esta serie de causas, es decir, que tiene que haber una Causa Primera que a su vez no sea causada. De igual modo, dado que existe el efecto es innegable que debe existir la causa.
  4. Se identifica a esta Causa Primera con Dios. Es necesario, por consiguiente que exista una Causa Primera incausada, y a eso le llamamos Dios.

Las Cinco Vias que defiende Santo Tomás son, en concreto las siguientes.

Via del movimiento. 

Todo lo que se mueve es movido por algo. Como es imposible que este proceso sea infinito debe haber un Motor Inmovil, que mueve todo el Universo. A eso le llamamos Dios.

Via de la causa eficiente. 

Todo lo que existe llega a generarse (causarse)  a partir de otra cosa. Una cosa causa otra, que a su vez causa otra, y otra, etc. Este orden no puede ser infinito, sino que tiene que tener un origen. A eso le llamamos Dios.

Via de la Necesidad. 

Todo lo que existe en nuestra experiencia es contingente (podría no existir). La prueba es que todo lo que existe hubo un momento en que no existió. Por consiguiente hubo un tiempo en que nada existió. Pero si esto fuera verdad no existiria nada ahora, puesto que de la nada nada sale. De modo que es precisa la existencia de algo necesario. Ese algo es Dios.

Via de los grados de ser. 

Para Santo Tomás hay una jerarquía en las cosas, de modo que unas son mas perfectas o valiosas y otras menos. La causa de una bondad es una bondad anterior y superior, de modo que si existe lo mas y lo menos es porque existe algo absolutamente perfecto, o absolutamente verdadero, que nos sirve como punto de comparación y como causa primera. A esa perfección absoluta le llamamos Dios.

Via de la finalidad. 

El universo forma un orden, y no un caos, porque todo parece obedecer a una finalidad.  Todo, inclusive aquello que carece de conocimiento, se dirige a un fin (al modo como, por ejemplo, las plantas generan flores para ser polinizadas por los insectos, etc )  Todo en la naturaleza obedece a un fin, pero esta finalidad no es propia de los seres naturales, que no tienen conocimiento, sino de una inteligencia externa que orienta todo hacia un fin supremo. , y a esta inteligencia ordenadora le llamamos Dios.

Resultado de imagen de las cinco vias santo tomas

 

Y ya está