Aristóteles  (Estagira, 384-322 a.c) fue discípulo directo de Platón, aunque en verdad podríamos decir que fue un disidente. Estudió durante veinte años en la Academia platónica, pero finalmente rechazó importantes opiniones de su maestro, y acabó fundando una escuela particular, el Liceo, donde impartía sus enseñanzas.

Resultado de imagen de aristotle

Lo primero que llama la atención es la gran cantidad de obras que escribió y la variedad de temas que trató. En un tiempo en el que escribir era infinitamente más trabajoso que en la actualidad, Aristóteles escribió sobre los más variados temas, como

  • Metafísica
  • Medicina
  • Lógica
  • Ética
  • Política
  • Biología y Ciencia Natural.
  • Estética.

…y muchas cosas mas. Su estilo, como veremos,  es muy diferente al de Platón. A diferencia de su maestro, que escribía diálogos plenos de interés dramático y belleza literaria, Aristóteles escribía tratados mucho más rigurosos y sistemáticos.  Parece ser que también escribió diálogos al estilo platónico mas cuidados literariamente, pero por desgracia se han perdido. Lo único que nos ha llegado son sus obras esotéricas, que son algo así como los apuntes que él le daba a sus alumnos. Por eso es un autor algo difícil de leer.

Aristóteles tenía una mentalidad mucho mas analítica que la de Platón. Si a Platón le gustaba explicarse mediante metáforas e historias, el Estagírita prefiere hacerlo dividiendo los asuntos  mediante categorías y sintetizando.  Su forma de entender el conocimiento ha dejado una enorme impronta en la mentalidad científica de Occidente. La influencia de Aristóteles en la filosofía y la ciencia posterior fue tan grande que los medievales se referían a él con el nombre de “El Filósofo”, como si no hubiese otro. En verdad ha habido pocos pensadores que hayan sido tan influyentes, y durante tanto tiempo, como él.

LA NATURALEZA Y EL MOVIMIENTO.

Platón tenía mentalidad de matemático. Esto quiere decir que muchas veces su labor será algo así como intentar ver las propiedades ideales y racionales de las cosas.  Aristóteles tiene mas bien mentalidad de biólogo. Esto quiere decir que a la hora de investigar como es la realidad, se fijará especialmente en la experiencia, como lo haría un científico de la actualidad.

La experiencia nos dice que una de las cosas que caracterizan a los seres vivos en particular, y a la naturaleza en general es el cambio y el movimiento. Ya estudiamos que para los griegos este tema del cambio y el movimiento eran cuestiones intrigantes, y que Parménides y Heráclito dieron respuestas diferentes y muy radicales. Para uno el cambio es una ilusión, para otro una constante. La respuesta que dio Platón fue como sigue; el cambio y el movimiento se dan en el mundo sensible, pero hay un mundo, el de las Ideas que es inmutable y eterno.

A Aristóteles no le satisfacían ninguna de estas respuestas. Para Aristóteles, que en este tema hace gala de bastante sentido común, el cambio no es una ilusión, sino algo perfectamente real, y su propósito fue explicarlo de manera satisfactoria. Lo hizo como sigue;

Lo primero que hizo fue establecer que hay dos tipos de ser. Por un lado está lo que las cosas son, y por el otro lo que pueden ser. Una semilla, por ejemplo, es indudablemente una semilla, pero también puede ser un árbol. Y un árbol puede ser una silla.  Y una silla puede ser leña, y la leña puede ser ceniza, y así todo. Aristoteles utilizó para esto los conceptos de potencia y acto. De este modo, en cualquier cosa podemos encontrar.

  • Lo que es actualmente.
  • Lo que es potencialmente.

De este modo Aristoteles pudo definir el movimiento como el paso de la potencia al acto. Esto puede parecer de poco interés, pero le sirvió para escapar de muchas de las aporías de los eléatas, como la celebre paradoja de Aquiles y la tortuga. Esta paradoja funciona porque potencialmente podemos dividir una distancia en infinitos puntos, pero actualmente la distancia que hay entre dos puntos cualesquiera no es infinita.

Resultado de imagen de aquiles y la tortuga

En algunos de sus libros Aristóteles se dedica a refutar argumentos sofísticos como ese. Al igual que Platón, también él era enemigo de los sofistas, pero él se dedicaba a refutar sus argumentos de un modo mas lógico y analítico que Platón.

Las paradojas de los sofistas versaban en gran medida sobre estas cuestiones; insistían en que no se puede decir que una cosa sea y no sea. Pero para Aristóteles, con esta distinción entre potencia y acto podemos decir con propiedad que las cosas son y no son al mismo tiempo; una semilla no es un árbol, ciertamente, pero en cierto modo si lo es.

Una consecuencia de esta forma de contemplar las cosas es que, para Aristóteles, cada vez que hay un cambio o movimiento se da lo siguiente;

  • Hay algo que cambia.
  • Hay algo que permanece.

Aristóteles denominó materia a lo que permanece, y forma a lo que cambia. Esto le abocó a una teoría sobre la realidad que recibe el nombre de hilemorfismo; Todos los seres de la naturaleza están compuestos de materia y forma. La materia es pura potencia; es lo que las cosas pueden ser. La forma es la esencia que hace que las cosas sean lo que son. Las formas aristótelicas son algo parecido a las ideas de Platón, pero con la diferencia importante de que en Aristóteles no son algo de otro mundo, sino algo intrínseco a los objetos.

 Las causas.

Pero para explicar el movimiento no basta con explicar solo cómo se da; también hay que decir por qué. ¿Qué razón hay para que unas cosas se conviertan en otras? Aristóteles entiende que el termino causa es la palabra adecuada para explicar un suceso, y defendió que el movimiento se explica con cuatro causas.

¿Qué cambia? A esto Aristoteles lo llama causa material.

¿En qué cambia? Causa formal.

¿Qué hace que cambie? Causa eficiente.

¿Para qué cambia? Causa final.

Es importante entender que en español el término causa solo hace referencia a la tercera, la causa eficiente. Así, si preguntamos cuál es la causa de un incendio entendemos que preguntamos quien o que lo provocó. Para Aristóteles la palabra causa hace referencia también a todo lo que interviene en el movimiento de algo.

Todas estas causas son importantes si queremos entender un movimiento, pero para Aristóteles tiene especial importancia la última. Si queremos entender algo, tenemos que saber cual es su finalidad. Hacía que se dirige. Esta primacía de la causa final en Aristóteles hace que su filosofía sea teleológica. Telos significa “finalidad”, y teleología es la parte de la filosofía que estudia los fines de algo.

Para Aristóteles todos los seres de la naturaleza tienen una finalidad. Esto, si se piensa bien, es una forma de pensar algo extraña desde nuestro punto de vista, en el siglo XXI, porque cuando observamos algún movimiento o cambio en la naturaleza no nos preguntamos «¿para qué?». Si por ejemplo cae un meteorito no nos preguntamos para qué cae, porque entendemos que los objetos de la naturaleza no obedecen a una finalidad. El punto de vista de la ciencia actual es que las cosas suceden por una causalidad mecánica, no porque busquen algo.

Esta no es la visión de Aristoteles, que como se ha dicho buscaba también las causas finales de los fenómenos naturales. De hecho, en los seres naturales las causas agente, formal y final coinciden. Esto es; un árbol se cambia a si mismo para convertirse en árbol.

El hilemorfismo.

Aristoteles coincide con Platón en que hay dos ámbitos en la realidad; uno es el ámbito físico, que se puede ver y tocar. El otro es el ámbito que va mas allá de lo sensible, al que se accede por la inteligencia. Pero a diferencia de Platón, como dijimos antes él no piensa que estos aspectos de lo real existan en dos mundos separados, sino que se dan juntos en las cosas mismas. Para Aristoteles, todos los objetos del mundo están compuestos de materia y forma.

Esto se puede entender si contemplamos las cosas del mundo; algo como una mesa está compuesto de determinada materia (madera, por ejemplo) conformada de determinada manera. Es la forma lo que le hace ser una mesa. Esta manera de pensar se puede generalizar cuanto queramos. La madera, por ejemplo, es a su vez materia (átomos) con determinada forma….

Esta idea de que las cosas están compuestas por materia y forma recibe el nombre de hilemorfismo.

Todas estas ideas sobre la naturaleza de Aristóteles se plasmarán en su idea acerca del hombre, dado que el hombre es, al igual que todos los demás, un ser natural. Esto lo veremos en la siguiente entrada.

RESPONDE EN TU BLOG POR EXTENSO A ESTAS PREGUNTAS.

¿Qué diferencia hay entre algo en acto y algo en potencia? 

¿Qué significa teleología? 

¿Qué significa hilemorfismo? 

Anuncio publicitario