Valores y dilemas.

Una de las cosas que tenemos que hacer a menudo es elegir.

Completa las siguientes frases, según tus opiniones, utilizando las palabras que tienes debajo.

Prefiero un coche…………………………………a uno………………………….

Prefiero una casa………………………………..a una………………………………….

Prefiero una película…………………………a una……………………………..

ROMANTICA    RÁPIDO               EMOCIONANTE             GRANDE      SEGURO      CÉNTRICA

También tenemos que tomar conciencia de las elecciones que hacemos en nuestra vida. Completa las siguientes frases con las palabras entre paréntesis.

Cuando un conductor va a más velocidad de la debida es que prefiere___            a_____

Cuando un alumno se dedica a otras cosas cuando debe estudiar prefiere _________a   ___

Cuando una persona decide tomar drogas es que prefiere         _____a_________

Cuando alguien compra todo aquello que le apetece, lo necesite o no, prefiere______a____

Cuando alguien decide no beber porque tiene que conducir, prefiere________  _a___

Cuando una chica pega a otra porque la ha molestado, prefiere________a_________

Cuando un artista presume constantemente de sus éxitos, prefiere__________a____

(seguridad, esfuerzo, salud, placer, violencia, vanidad, consumo, riesgo, peligro, razonamiento, diversión,  modestia, autocontrol, moderación)

 

 

Si lo piensas, es normal que la gente tenga diferencias, porque para algunos personas son más valiosas unas cosas y para otras, otras cosas. Si una pareja va a comprar una casa y la mujer prefiere un piso grande pero lejos del centro, y el hombre prefiere un piso pequeño pero en el centro, ya está el conflicto.

 

Identifica que  valores entran en conflicto en estas situaciones. Utiliza las palabras que están abajo.

 

Unos padres y su hijo discuten sobre la hora de llegada a casa. Ellos prefieren…………y él prefiere……………………..

Los profesores discuten con los alumnos sobre el ruido en clase. Los profesores prefieren …………..y los alumnos……………..

Una madre discute con su hijo para que coma verdura. Ella prefiere ……………..y él quiere…………………

 

DIVERSIÓN   SEGURIDAD     SALUD     ORDEN      PLACER      LIBERTAD

 

Hay que hacer el esfuerzo de comprender que los demás no siempre quieren lo mismo que nosotros queremos. Sus valores, para ellos, son importantes. Ponerse en el lugar de los demás es eso de lo que ya hablamos, que se llama empatía.

 

 

Piensa en algún conflicto que hayas tenido últimamente con alguien.

  1. Descríbelo brevemente.

 

 

 

 

  1. Identifica que valor era importante para ti y que valor era importante para esa persona.

 

  1. ¿Cómo se resolvió el conflicto?

 

 

  1. Con el tiempo que ha pasado ¿Crees que se resolvió de manera satisfactoria?
  2. ¿Cómo crees que debería haberse resuelto?

 

 

 

 

 

Vamos a exponer una serie de dilemas morales, para trabajar estas cuestiones.

 

 

Luis es un alumno de primero de Bachillerato. Hoy, como algún otro día en el que hay un examen fuerte, se ha quedado estudiando en casa sin estar enfermo. Hasta ahora le ha salido bien. Su madre le ha firmado los justificantes y los profesores le han hecho el examen en otro momento. Así, tiene algún día más para estudiar. Su madre, por afán de protección y por el deseo de que saque todo el curso bien, no ha dudado en justificar sus faltas. Pero al ver que Luis ya lo está convirtiendo en una costumbre, se pregunta si no le estará perjudicando y si la conducta es injusta respecto a sus compañeros.

 

 

 

 

Plantéate las siguientes preguntas.

1.- ¿Es correcto mentir para proteger a alguien?

 

 

2.- ¿Qué es antes: la protección de un hijo para que no sufra o que un hijo no cometa una injusticia aunque sufra?

 

3.- ¿La intención de la madre de Luis era buena?

 

4.- ¿Podemos tener buenas intenciones y las consecuencias de lo que hacemos ser perjudiciales? ¿Yal revés?

 

 

  1. ¿Qué consecuencias puede tener para la personalidad de Luis adquirir esa costumbre?

 

 

  1. ¿Qué consecuencias puede tener para Luis el que su madre le proteja siempre?

 

 

 

 

7.- Si todos los alumnos hicieran lo que hace Luis, ¿qué pasaría?

 

 

 

 

8-¿Qué debe hacer la madre de Luis: firmar el justificante o no?¿Por qué?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La otra cara de los cuentos.

A veces es interesante ponerte en lugar de los demás. Vamos a hacer unos ejercicios sobre esto a partir de un cuento conocido; los tres cerditos. Seguramente conoces el cuento tradicional. Aquí tienes una versión un tanto diferente.

 

Texto: La historia oculta de los tres cerditos

 

Me llamo Sean O’Connor. Soy un lobo irlandés. Os escribo desde la prisión de Soto del Real, en Madrid, casi habiendo cumplido la totalidad de la pena que me fue impuesta, injustamente, acusado de intento de asesinato de tres lechoncitos. Y digo injustamente, porque, por alguna extraña razón, nadie quiso nunca creer mi versión de los hechos.

Todo empezó una tarde de invierno en que yo paseaba por los bosques de Asturias recogiendo setas y tubérculos para la cena. Eran mi comida preferida desde que, hacía un año, me había trasladado desde los montes irlandeses en busca de climas más amables. Había comprado un gran terreno con todos mis ahorros y, por fin, vivía como siempre había soñado. Aquel verano, tres cerditos construyeron sus pequeñas casas dentro de mis terrenos. No me importó, pues sabía que tendría a quien acudir cuando necesitara compañía.

Esa tarde, el cielo se oscureció amenazando tormenta. Decidí volver a casa, cuando observé que un violento tornado se acercaba peligrosamente hacia las casas de los tres cerditos. Corrí desesperadamente hacia la primera, que era de paja. Antes de poder auxiliarlo, la casa se vino abajo y el cerdito corrió a la casa de su hermano. Yo me dirigí raudo hacia ésta para intentar evitar que cayera, pero fue inútil, porque estaba levantada con ramas de árbol, y fue inevitablemente engullida por el tornado. Los dos cerditos corrieron a casa del tercer hermano para refugiarse. Para entonces, era yo el que huía del tornado. Llamé desesperadamente a la puerta, porque esta casa estaba construida con ladrillos y aguantaría perfectamente el vendaval. No me abrieron. Pensé que no me habían oído, así es que intenté entrar por la chimenea. Me tiré por ella y caí en un caldero con agua hirviendo que, supongo, habrían olvidado sobre el fuego.

Cuando el tornado pasó, desperté ya en el hospital penitenciario. Me comunicaron que los cerditos habían puesto una denuncia por derribar sus casas e intentar comérmelos. En el juicio, todos creyeron a los cerditos. Creo que su aspecto tierno y rosado ayudó mucho. Cuando yo dije que recogía verduras para comer, el jurado se rió, y oí comentarios sobre mis enormes colmillos y sobre la imposibilidad de que un lobo pudiera ser vegetariano, así como sobre mi aspecto peludo y oscuro y mis extrañas ropas. Pero digo yo: ¿cómo es posible que alguien pueda creer que soplando pudiera derribar dos de sus casas e intentarlo con la tercera? ¿Por qué todos pensaron que un lobo peludo no podía ser propietario de los terrenos?

Lo único que yo quería era vivir tranquilo en mis tierras, cultivar mis hortalizas, recoger bayas silvestres y mantener limpio y cuidado el bosque. Ahora estoy enfermo y encerrado. Cuando acabe la condena, creo que volveré a Irlanda con las manos vacías y sin ninguna ilusión.

 

 

 

 

ACTIVIDADES.

Según la versión del lobo. ¿Por qué se vino abajo la casa de paja del primer cerdito?

Según el lobo ¿Por que se vino abajo la segunda casa?

¿Por qué entró el lobo por la chimenea, según él?

 

¿Cómo se defiende el lobo en el juicio?

 

¿Por qué nadie le cree?

 

¿Te parece justo lo que le ocurre?

 

 

¿Que conclusiones sacas del cuento? ¿Cual te parece que es su moraleja?

 

 

 

EJERCICIO  A partir del  conocido cuento de Caperucita Roja escribe una versión del cuento, pero desde el punto de vista del lobo. 

 

Los increibles.

Los Increibles es una película acerca de una familia un poco peculiar; una familia de superheroes. Vamos a verla y a realizar algunas actividades a partir de ella.

 

1/ Describe a los miembros de la familia. ¿Cómo son y que superpoder tiene cada uno?

  Rasgos de carácter Superpoder.
Mr Increible.

 

   
Elastigirl

 

   
Violeta

 

   
Jack-Jack

 

   
Dash

 

   

 

2/ ¿Te parece que son una familia normal? ¿Por qué?

 

 

3/ ¿Por qué quieren ser normales, si no lo son?

 

 

4/ ¿Por qué Buddy quiere acabar con Los Increibles?

 

 

Vamos a crear un superheroe. Defínelo a partir de estas preguntas.

¿Cómo se llama?

¿Que superpoder tiene?

¿Qué rasgos de carácter tiene?

¿Cómo se convirtió en superheroe?

 

¿Cómo se llama su enemigo?

¿Qué poderes tiene su enemigo?

¿Porque el enemigo lucha contra el superheroe?

 

Dibujalos a ambos.

 

Las teorías del contrato social.

Uno de los problemas fundamentales de la política es explicar el origen y la legitimación de los estados. ¿Por que, y cómo, surgen los estados tal y como los conocemos? ¿Porque tenemos la obligación de obedecer las leyes?

En todo caso el planteamiento de estas cuestiones es bastante moderno. Hay que advertir que para la mayoría de la gente, durante la mayoría del tiempo, la obediencia política ha sido una cuestión que se ha aceptado sin crítica. La gente no se plantea porque hay que obedecer a quien manda. Lo obedece y ya está. La tradición o la religión vienen a justificar el estado de las cosas, diciendo que el gobernante lo es por decisión divina o por una tradición que se hunde en el principio de los tiempos. La mayoría de la gente (aun todavía) piensa que estas cuestiones de política no les incumben.

En la modernidad empiezan a aparecer teóricos que intentan dar una respuesta racional a estas cuestiones. Así surgen las teorías del contrato. Vamos a estudiar dos teorías del contrato clásicas; la de Hobbes y la de Rousseau.

Hobbes desarrolla su teoría del contrato en un contexto de guerra civil en Inglaterra entre monárquicos (partidarios del poder absoluto del rey) y parlamentaristas (partidarios del poder compartido) En esta situación escribe su obra principal, Leviatan. (En la Biblia, Leviatan es un monstruo marino)

La teoría política de Hobbes parte de la idea de que la naturaleza humana esta dominada por el instinto de conservación, el miedo y toda clase de motivaciones egoístas. De hecho, el las resume en tres: la competencia, la desconfianza y la gloria.

La primera causa impulsa a los hombres a atacarse para lograr un beneficio; la segunda, para lograr seguridad; la tercera, para ganar reputación. La primera hace uso de la violencia para convertirse en dueña de las personas, mujeres, niños y ganados de otros hombres; la segunda, para defenderlos; la tercera recurre a la fuerza por motivos insignificantes, como una palabra, una sonrisa, una opinión distinta, como cualquier otro signo de subestimación, ya sea directamente en sus personas o de modo indirecto en su descendencia, en sus amigos, en su nación, en su profesión o en su apellido.

. Eso hace que al principio de la humanidad (en el estado de naturaleza) haya algo parecido a una guerra de todos contra todos, donde las cosas que puedes conseguir mediante la fuerza tampoco pueden ser enteramente disfrutadas, pues continua el peligro de que alguien te lo quite. El asunto es que aunque algunas personas sean algo mas fuertes o mas decididas que las demás, nadie es tan superior como para no tener miedo de sus semejantes. En este estado de Naturaleza la vida, dice Hobbes es “solitaria, pobre, brutal y breve”.

Si queréis haceros una idea de algo parecido a lo que describe Hobbes podéis pensar en una serie como Walking Dead. En esta serie la desaparición del estado conlleva que la gente se vea abocada a luchar individualmente por su supervivencia.

No todo el estado de Naturaleza esta en el cine, lamentablemente. Hay países donde la ausencia de una estructura política hace que la gente se vea abocada a una situación de lucha de todos contra todos, como por ejemplo en Somalia.

mogadiscio

http://elpais.com/diario/2007/01/19/internacional/1169161208_850215.html

Para Hobbes este estado de anarquía es la peor de las situaciones. Para abolirlo, los hombres llevan a cabo un pacto o contrato en el que deciden establecer una autoridad que decida en sus disputas. Esta autoridad debe estar investida de un poder irresistible para que nadie pueda oponerse a ella y pueda acabar con la anarquía A este engendro político Hobbes le llamó Leviatán, inspirándose en el nombre de un monstruo marino que aparece en la Biblia.

Es importante entender que para Hobbes es mejor que haya un soberano que mande, aunque sea mal, a que nadie gobierne. Esto hace que Hobbes sea el pensador de cabecera para cierto pensamiento conservador que prefiere la injusticia al desorden, y que sospechan de todos los cambios sociales. Y todo este pensamiento político esta fundamentado en una visión de la naturaleza humana negativa, que piensa que los hombres son naturalmente enemigos, que sus relaciones solo se basan en el interés, y que la tentación de saltarse la ley es eterna. Dicho con palabras del propio Hobbes “el hombre es un lobo para el hombre”

Una visión muy diferente de la de Hobbes es la del filosofo ilustrado francés Jean Jacques Rousseau. Si para Hobbes el hombre es malo por naturaleza y la autoridad social es lo único que lo civiliza, para Rousseau es al revés; el ser humano es naturalmente bueno, pero la sociedad lo pervierte.

Rousseau estaba inspirado en una idea de su época, el mito del Buen Salvaje. En la ilustración algunos autores empezaron a oponerse a la idea de que los nativos de Africa u Oceania eran poco mas que bestias y empezaron a defender, por el contrario, que su vida era mucho menos artificiosa y mas autentica y mas moral en definitiva mas feliz que la de los europeos. Para los defensores del mito del buen salvaje esto

sebastiaofoto

 

es mucho mejor que esto.

images

 

Rousseau piensa que en la antigüedad los seres humanos vivían en un estado feliz, compartiendo las tareas y los beneficios, en una situación natural parecida a la los buenos salvajes. Pero llegó un momento en el que aparecieron todos los problemas. Y ese momento se dio en cuanto alguien dijo de algo; “esto es mio”. Para Rousseau la propiedad privada es la raíz de todos los males, puesto que a partir del momento en el que se acepta nace la desigualdad entre los hombres, las injusticias, las envidias y los crímenes.

Las sociedades modernas, piensa Rousseau, son mas productivas que las arcaicas, pero al precio de generar todo tipo de necesidades y obligaciones artificiosas en los hombres, de modo que nuestra vida no es verdaderamente mas feliz que la de los salvajes, sino menos.

Rousseau fue uno de los mas importantes defensores del comunitarismo. Para él la solución a los problemas de la humanidad consiste en desandar el camino recorrido y volver a un estado igualitario en el que sea abolida la propiedad privada. Para eso es necesario un nuevo Contrato Social que obligue a los hombres a trabajar en la defensa del Bien Común. Aquellos que se nieguen a hacerlo (por el egoísmo particular en el que hemos sido criados) serán obligados en su propio beneficio.

Rousseau se da cuenta de un problema importante en todas las comunidades humanas como es la tensión entre el interés general y el interés particular. A menudo nos damos cuenta de que mi interés particular va contra el interés general. Puedo, por ejemplo, pensar que me favorece saltarme una cola o dejar de pagar impuestos o lo que sea que me convenga. El problema es que también entendemos que sin colas y sin impuestos la vida siempre será mucho peor, claro. Así que lo que interesa es que todo el mundo pague impuestos y haga colas… menos yo.

La experiencia de que hay gente que se aprovecha de las normas sociales sin participar de ellas es, sin embargo, absolutamente desintegradora. Nadie se ve obligado a seguir normas sociales cuando ve que determinadas personas gozan de privilegios, y no hay mas que observar con atención para darse cuenta de que no importa cuanta gente pague impuestos o haga colas, bastan unos pocos que no lo hagan para que se forme el caos. Para Rousseau el fundamento de la vida social es la igualdad. Por eso el Contrato Social debe obligar a todo el mundo a someterse a la voluntad general, que es lo mejor para todos.

Las utopías.

Una utopia, es, etimologicamente, un lugar que no existe. Las utopias son relatos que describen sociedades imaginarias, habitualmente radicadas en el futuro, o, en ocasiones, en un lugar lejano (como una isla u otro planeta). El genero utópico ha dado grandes obras en la literatura o en el cine de ciencia ficción. A nosotros nos interesa la utopía en tanto en cuanto tiene relación con la filosofía: las utopías nos permiten reflexionar filosoficamente acerca de como debería ser una sociedad perfecta (utopias positivas) o como nos encaminamos hacia una sociedad que no debe darse (utopias negativas)

Aparte de La Republica de Platón, (que ya estudiaremos en clase) hay otras utopias famosas en la historia de la literatura.

Doce distopías de pesadilla (que no son 1984 ni Un Mundo Feliz)

Estuvimos hablando en clase de Un Mundo Feliz. En esta novela de Aldous Huxley los seres humanos han conseguido controlar el mecanismo de la reproducción, que ya no es vivipara, sino fabril. Los bebes se hacen en factorias y se dividen en cuatro tipos (alpha, betta, gamma, epsilon) Con eso se consigue la división del trabajo social y la ausencia de conflictos. En esta sociedad no hay pobreza, guerras ni desigualdad, y todo el mundo es feliz. Tampoco hay familias, arte, religión, ni diferencias culturales. Cuando se sienten un poco mal, consumen una dosis de una droga sin efectos secundarios, el soma.

Otra utopia famosa es 1984. En esta novela de George Orwell la humanidad esta bajo el control de tres superpotencias en guerra entre si. Lo que caracteriza a la sociedad de 1984 es que el gobierno (que funciona mediante un modelo de partido unico) controla a la población mediante la videovigilancia y la propaganda. En esta estado las tecnicas de manipulación de la verdad y de lavado de cerebro estan refinadas. Si aun asi se encuentran con algun caso de rebeldia y libre pensamiento, los disidentes son torturados y reprimidos.

Es obvio que Orwell pretendia denunciar a los regimenes totalitarios como el nazismo o el comunismo. Imagino un mundo donde no hubiese democracia y los derechos individuales, (como el derecho a la intimidad o a la libre expresión) se cancelaran en nombre del bien común.

Aunque parezca increible, hay paises en el mundo donde se vive una situación parecida a la que describió Orwell en su libro. Aquí os dejo un enlace a un documental sobre Corea del Norte que hizo el reportero español Jon Sistiaga. Es muy interesante; en nuestro mundo globalizado parece increíble que aún existan países así, donde la gente no tiene ninguna información de como es el resto del mundo. Os dejo la primera parte, pero podeis encontrarlo todo en Youtube

Aqui os dejo la parodia que los de Muchachada Nui hicieron del Querido Lider.

Hedonismo y ascetismo.

Continuamos con nuestro repaso de las teorías éticas.

Vimos en la entrada anterior que para Aristóteles el bien último del ser humano, el objetivo de nuestra acción, es la felicidad. Para los hedonistas este bien último es el placer. (Placer se dice hedone en griego)

El hedonismo a veces también se llama epicureismo, porque el filósofo que lo defendía se llamaba Epicuro. El hedonismo defiende que toda nuestra acción debe ir encaminada a maximizar el placer y evitar el dolor. En esto los hombres no somos distintos de los animales.

Epicuro insiste, sin embargo, en que nuestros placeres deben ser inteligentes. Esto es así porque a veces algunos placeres encierran, a la larga, dolor. Si por ejemplo me pego un atracón de chocolate, (o me drogo) el placer que me proporciona puede llevar aparejado un dolor en forma de indigestión o resaca. Epicuro dice que nuestros placeres deben ser moderados, de modo que disfrutemos de las cosas sin lamentarnos después.

El problema del placer es que muchas veces es muy puntual y dura poco, porque es un negativo del dolor. Si por ejemplo tengo sed puede ser extremadamente placentero beber, pero este placer dura tan solo hasta que me sacio. ¡No voy a estar bebiendo siempre! Y esto pasa con muchos placeres, que por lo tanto son momentáneos y no sirven demasiado para orientar una conducta en el tiempo. Para encontrar una guia de conducta necesitariamos algo mas duradero que los placeres.

Para Epicuro, sin embargo,  algunos placeres pueden ser disfrutados sin moderación, porque apenas tienen malos efectos secundarios y tampoco nos cansan. Difícilmente uno puede abusar de las conversación con los amigos, el estudio, la música… Son estos los placeres que tenemos que fomentar.

El hedonismo es una teoría ética de lo mas actual. Si os fijais, es muy propio de la publicidad proponernos que sigamos una conducta hedonista, pasandónolo bien y disfrutando de las cosas aqui y ahora. Las conductas hedonistas mas descerebradas son incluso propuestas en programas de televisión.

En esta película se ve el modo de vida de unos hedonistas que lo dejan todo a cambio de placer.

Al contrario del hedonismo, para algunas corrientes tenemos que renunciar al placer, que es considerado malo y esclavizador. Liberarte del placer, disciplinando los apetitos del cuerpo, es lo que propone el ascetismo. Para los ascetas todo el placer es malo y peligroso. Hay corrientes ascéticas en muchas religiones empezando por el cristianismo, donde se celebra el sufrimiento en las festividades de Semana Santa. En la India son frecuentes los sadhus, que lo dejan todo para dedicarse a viajar por ahi y mendigar, en busca de la sabiduría. Aquí tenéis un sadhu de la India que hizo la promesa de no bajar el brazo, y lo ha tenido así desde hace 38 años.

No solo en las religiones hay corrientes ascéticas,  por supuesto. En occidente también es muy frecuente que la gente sufra y que considere ese sufrimiento algo positivo. Para muestra un cartelito.

506932704

Lo que sugiere este rollo gótico no es que amar a veces sea sufrido, sino que el amor de verdad tiene que tener dolor y sufrimiento y que esto es lo que le hace verdadero y grande. El ideal es ser rico y guapo y pasarlo fatal.  Son muy frecuentes las historias románticas en las que la heroína (normalmente es una chica) tiene que pasarlo fatal y hacer muchos sacrificios para conseguir el amor del chico, que también está atormentado que no veas.  Es curioso que también en nuestra sociedad, que es tan hedonista, el sufrimiento sea reivindicado como un valor.  Tal vez la gente está ya tan harta de pasarlo bien que el dolor aparece como una experiencia autentica y que confiere carácter.

En muchos casos esta reivindicación del sufrimiento no es mas que una pose narcisista, pero en otras ocasiones esconde algo mas peligroso. Aquí dejo un par de cortos sobre el tema. El primero muestra la extraña psicologia del abuso. El segundo es un corto animado muy intrigante que parte de una idea de Freud; alguna gente (los masoquistas) crean un títere para cumplir su deseo de ser maltratados.

Aristóteles y su teoría moral.

A lo largo de la historia ha habido muchos filósofos que se han ocupado de las cuestiones de ética. Vamos a exponer un pequeño panorama de los mas importantes empezando por Aristóteles.

Para Aristóteles el concepto fundamental que orienta nuestra acción moral es la felicidad. Por eso su etica recibe el nombre de eudemonismo.  La palabra griega eudaimonia significa felicidad. Es curiosos observar que viene de eu daimon, que significa literalmente “buen demonio”. Para los griegos ser feliz era estar poseido por un buen demonio.

Para Aristoteles el fin natural del hombre es realizarse.  ¿Que significa esto? Realizarse es llegar a actualizar el propio ser, que está solamente en potencia. Para Aristóteles todos los seres naturales tienen dentro de si mismos su propia realización.

Aristóteles no se separa un ápice de la vieja sentencia de Píndaro; “Llega a ser el que eres”. Llegar a ser el que se es, cumplir el propio ser, es el objetivo al que se conduce toda la acción humana, y se identifica con el nombre de felicidad. La felicidad es el bien supremo y el fin último de nuestra acción, en el sentido de que todo lo que hacemos lo hacemos para ser felices. 

La felicidad para Aristóteles es una actividad. No está de más apuntar esto, porque a menudo se piensa en la felicidad como una posesión. Muchas veces pensamos que para ser feliz hay que tener cosas (tener una casa, tener una familia, tener un trabajo….)  Aristóteles defiende que hay sin embargo un hacerse feliz. ¿Y como nos hacemos felices? Aristóteles dice que cada ser es feliz realizando la actividad que le es propia y natural. Es decir, y volviendo a lo que habíamos dicho antes; cada ser es feliz realizándose. Ahora bien, según Aristóteles la actividad más propia y natural del ser humano, la que corresponde mejor con su naturaleza, es la actividad intelectual. Por lo tanto, lo que nos hace más felices es el aprendizaje y el estudio; el conocimiento.

Pero Aristóteles sabe que el hombre no es solo razón e intelecto, por lo que una vida dedicada solo a aprender no es posible, es solamente un ideal. Dado que tenemos necesidades corporales, emocionales y sociales, necesitamos también unos ciertos bienes corporales, como la salud, y exteriores, como dinero, amistad, etc. La felicidad, dice Aristóteles, no se puede dar separado de los demás. El hombre es un animal social, que tiene sentimientos amistosos por sus semejantes y tiende por naturaleza a vivir con los demás. Solamente viviendo con los demás el hombre puede alcanzar la felicidad. Aristóteles piensa de modo opuesto a como muchos siglos después hará el filósofo inglés Hobbes, para quien “el hombre es un lobo para el hombre”, y si soportamos la presencia de los demás es porque no tenemos mas remedio. Para Hobbes los seres humanos viven juntos porque si no fuese así no podrían sobrevivir. Pero para Aristóteles una vida sin los demás es una vida infeliz.

Como hemos dicho antes, cada ser es feliz sacando algo de dentro de sí mismo. Y no cualquier cosa, sino precisamente lo mejor. Para lo mejor de nosotros mismos Aristóteles reserva él término virtud. La palabra griega areté no tiene las mismas connotaciones que la palabra española virtud.   Virtud, para los griegos, es una especie de fuerza, una capacidad que nos hace mejores. Una persona virtuosa es una persona que tiene ciertas capacidades, desarrolladas a partir de ciertos hábitos. Esto se ve bien por ejemplo cuando decimos que alguien es un virtuoso del violín, o un virtuoso de la raqueta, o un virtuoso de lo que sea…

Estos casos de virtuosos son extremos, desde luego, pero la idea del filósofo griego es que somos felices haciendo cosas, y haciendo cosas bien, y cuanto mejor hagamos las cosas mas felicidad conseguiremos. La psicología moderna ha recogido esta idea de Aristóteles hablando del estado de flujo, una situación en la que la concentración es máxima y el sujeto está completamente inmerso en lo que está haciendo.

Para Aristóteles las virtudes del carácter (éticas), como la valentía, la magnanimidad, la moderación, tienen siempre un justo medio, establecido por la razón, entre dos actitudes extremas por exceso o por defecto.  Por ejemplo la valentía es un término medio entre la cobardía (por defecto) y la temeridad (por exceso). La generosidad es el termino medio entre la tacañeria (defecto) y la prodigalidad (exceso). Asi todo. Es interesante observar que para nuestra tradición cristiana hay actitudes que no admiten extremos (en el sentido de que nunca se es demasiado generoso, o demasiado moderado en el disfrute del placer…